Skip links

Cómo reducir el absentismo laboral: Análisis de datos y áreas de mejora

Reducir el absentismo se está convirtiendo en una prioridad en las empresas, ya que incide en un aumento de costes para las empresas, además de una disminución de la productividad y una merma en la calidad de sus productos o servicios. Las consecuencias son una menor competitividad y peores resultados financieros.

Pero hete aquí que, revisando datos sobre 2017, el absentismo ha aumentado. Más concretamente, los procesos de incapacidad temporal (IT) crecieron un 6,72%. El coste asociado a este problema se eleva a 12.887 millones de Euros en todo ese año, repartidas entre el costes para las empresas (6.273 millones de euros para las empresas y 6.614 millones de € para la Seguridad Social). Estos detalles los proporciona CincoDías en “El absentismo costó 6.300 millones a las empresas en 2017, según Cepyme y AMAT”.

A estas cifras macroeconómicas hay que añadir, además, 63.863 millones por el impacto en el PIB debido al coste de oportunidad perdido por la menor producción de bienes y servicios, según datos de CEPYME (Confederación Española) de la Pequeña y Mediana Empresa) y AMAT (Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo).

En un documento de MC Mutual sobre absentismo (¿Qué es el absentismo?), señala que el coste de la Incapacidad Temporal en España alcanza el 1,2% del PIB, una cifra realmente considerable; indica, acdemás, cómo alcanzan estos costes a los agentes implicados:

Reducir el Absentismo - Coste absentismo por IT para agentes implicados
Fuente: ¿Qué es el Absentismo? – MC Mutual

Estas grandes cifras nos dicen de la dimensión del problema, pero no nos ayudan a resolverlo. Para reducir el absentismo, hay que analizar información más detallada.

Nos centraremos en este trabajo al absentismo relacionado con la salud y por motivos de salud certificados por médicos (IT – Incapacidad Temporal); dejamos de lado las ausencias no relacionadas con la salud (vacaciones, permisos, ausencias no justificadas, …) y ausencias relacionadas con la salud, pero sin justificar. Tampoco entraremos en estudiar el presentismo ni las incidencias por sectores (se trata de un artículo, no de un libro o de un informe exhaustivo).

Como base, voy servirme de varios gráficos, a mi juicio muy indicativos, que nos permiten comernos el elefante bocado a bocado.

 

Datos sobre procesos de Incapacidad Temporal y problemas de salud

Como fuentes de datos para analizar, escogemos gráficos muy concretos pero relevantes de 2 informes: el VI Informe Adecco sobre Absentismo y la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo (6ª EWCS – España).

Índice de días de baja por Incapacidad Temporal en 2016

Addeco ha publicado hace unos meses el VI Informe Adecco sobre Absentismo.

El capítulo 6 recoge un análisis desarrollado por Fremap en el que realiza un análisis de los datos de los procesos con baja en contingencias comunes y profesionales, registrados por FREMAP para los trabajadores por cuenta ajena durante el año 2016. Dado lo amplio de la muestra (abarca al 18,83% de los procesos de IT en España).

Gráfico 1 – Días de baja por cada 100 trabajadores (Índice de días de Baja) por IT (totales, por edad y por sexo)

Reducir el Absentismo - Índice Días de Baja Tabla - VI Informe Adecco sobre Absentismo
Fuente: VI Informe Adecco sobre Absentismo

Esta gráfica es muy indicativa; podemos analizar el dato total de días de baja por grupos de edades y por sexo.

Aunque vamos viendo alguna luz en el problema, todavía no alcanzamos a ver los porqués. Para indagar más a fondo, añadimos una nueva variable, que es el grupo de enfermedad.

Gráfico 2 – Índice de días de baja por grupo de enfermedad (desglosado por grupos de edad)

Reducir el Absentismo - Índice Días de Baja - VI Informe Adecco sobre Absentismo
Fuente: VI Informe Adecco sobre Absentismo

Gráfico 3 – Índice de días de baja por grupo de enfermedad separados por hombres y mujeres (desglosado por grupos de edad)

Reducir el Absentismo - Índice Días de Baja Hombres - VI Informe Adecco sobre Absentismo
Fuente: VI Informe Adecco sobre Absentismo
Reducir el Absentismo - Índice Días de Baja Mujeres - VI Informe Adecco sobre Absentismo
Fuente: VI Informe Adecco sobre Absentismo
Percepción de la salud por los propios empleados

El INSSBT (Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo) ha realizado en España la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo – 6ª EWCS (European Working Conditions Survey). Trata de dar la imagen pormenorizada de la realidad cotidiana de los hombres y las mujeres en el ámbito laboral. Al ser una encuesta, es una percepción subjetiva.

De tal encuesta, entresacamos los problemas de salud que los empleados destacan en los últimos 12 meses. Compara los datos de 2015 con los de 2010.

Gráfico 4 – Problemas de salud en los últimos 12 meses. Comparativa entre 2010 (5ª EWCS) y 2015 (6ª EWCS)

Reducir el Absentismo - Problemas de salud en trabajadores en los últimos 12 meses. Años 2010 y 2015
Fuente: 6ª EWCS España – INSSBT

Gráfico 5 – Promedio de días no trabajados por Incapacidad Temporal

Reducir el Absentismo - Promedio anual de días no trabajados por incapacidad temporal
Fuente: 6ª EWCS España – INSSBT

La gráfica anterior nos da información desglosada por sexo, edad, sector y tipo de contrato.

Gráfico 6Relación de las bajas por IT que han acaecido por causas relacionadas por el trabajo o por causas ajenas

Reducir el Absentismo - Porcentaje de días de baja atribuibles a accidentes de trabajo y a problemas de salud
Fuente: 6ª EWCS España – INSSBT

Gráfico 7 – Porcentaje de empleados que han trabajado estando enfermos

Reducir el Absentismo - Trabajadores que han trabajado estando enfermos en los últimos 12 meses
Fuente: 6ª EWCS España – INSSBT

Los gráficos 4, 5, 6 y 7 hacen referencia a los últimos 12 meses.

Antes de analizar los datos mostrados, insistir nuevamente en que la encuesta muestra una percepción subjetiva del trabajador y contestada según sesgos personales. De cualquier manera, es una información de gran utilidad para evaluar en detalle y con el objetivo de reducir el absentismo por IT.

 

Análisis detallado sobre incidencias de bajas por Incapacidad Temporal

    • La media de los días de baja al año por cada 100 trabajadores por IT es de 1.266,79 . Significan 12,67 días de baja por persona y año a lo largo de 2016 (Gráfico 1). Si hacemos caso al Gráfico 5, la encuesta llega a 4 días, muy distinta de los casi 13 del informe de Adecco. La disparidad viene, muy probablemente, o de la subjetividad de los encuestados o por la metodología de muestreo; dado el alto número de datos provenientes de Fremap como de la presumible calidad de los mismos, el dato del gráfico 1 lo considero el real.

 

    • La edad importa. El Gráfico 1 también nos dice que los días de baja aumentan a medida que aumenta la edad; el grupo de edad más avanzada dobla en días de baja al grupo más joven. El Gráfico 5 corrobora el resultado pero, de nuevo, prefiero hacer más caso cuantitativamente al Gráfico 1. Por ello, medidas para mitigar los problemas que acaecen por la edad serán muy importantes.

 

    • La diferencia entre hombres y mujeres es significativa. Las mujeres tienen un 37% más de días de baja que los hombres (Gráfico 1), siendo corroborado nuevamente por el Gráfico 5. Tal diferencia se aprecia en todos los rango de edad. Habrá que indagar en las causas de esta diferencia por sexo.

 

    • Por grupo de enfermedad, vemos que (Gráfico 2):
          • Para cualquier grupo de edad, los trastornos musculoesqueléticos (TME) suponen la mayor causa de días de baja. Las patologías de columna suponen un 50% de estos días de baja y las extremidades superiores e inferiores, con un 18% y un 14%, las siguientes en importancia.
            Esto se debe, en la mayor parte de los casos y a mucha distancia del resto de causas, a una aproximación reactiva a los TME en lugar de enfrentarse a estos trastornos de forma proactiva (Una aproximación proactiva a los Trastornos Musculoesqueléticos (TME)).
          • La segunda causa son las lesiones traumáticas; principalmente, fracturas (61% de días de baja), contusiones (12%) y luxaciones (8%).
          • La siguiente causa en importancia son los problemas psiquiátricos; destacamos la ansiedad generalizada, la depresión y el consumo de sustancias.
          • Tenemos un par de grupos de enfermedad que crecen muy significativamente con la edad: las neoplasias y los problemas circulatorios. Para minimizar ambos, será importante detectarlos lo antes posible y tener unos hábitos adecuados para disminuir la probabilidad de padecerlos; aunque hay factores de riesgo en los que poco podemos influir (por ejemplo, genéticos).
          • Las neoplasias aumentan un 800% para personas de mayor edad. Los tipos de neoplasias malignas son muy distintas en hombres (próstata, colon, pulmón) y mujeres (mama, aparato genitourinario, colon).
          • Las principales bajas a causa del sistema circulatorio vienen por el corazón (59% de días de baja), vasculares (20%) y cerebrales (17%). El aumento con la edad es un 900% desde el grupo más joven al de más edad.
          • Las infecciones suponen otra causa a tener en cuenta. Las enfermedades respiratorias (26%), las gripes y neumonías (16%), las intestinales (9%) y las infecciones de piel (6%) son las que acaparan los problemas en este apartado.
          • El último grupo de enfermedad (Otros) se refiere al resto de enfermedades que causan días de baja. Nos encontramos con una variedad tremenda de causas, entre las que podemos señalar los problemas digestivos, embarazo, neurológicas, oftalmológicas y un larguísimo etcétera.

 

    • En el tercer punto de este análisis, vemos un acusado mayor número de días de baja en mujeres sobre los hombres, pero aún no podíamos aventurar los porqués. El Gráfico 3 nos aporta luz al respecto:
          • Las mujeres presentan un 30% más de TME que los hombres en edades bajas y medias y un 60% más en las edades más avanzadas.
          • Al contrario, los traumatismos son menos frecuentes (en días de baja) en mujeres que en hombres; salvo en edades más avanzadas que están parejos.
          • En las enfermedades psiquiátricas, las mujeres alcanzan más del doble de días de baja que los hombres.
          • Las neoplasias son muy bajas en edades bajas pero, además de crecer con la edad, las mujeres superan ampliamente a los hombres.
          • Las mujeres siguen viéndose más afectadas en las enfermedades infecciosas.
          • En el cajón de sastre de otros, las mujeres sufren muchas más incidencias que los hombres, más acusadamente en edades bajas y medias; en el grupo de edad más avanzada, muestran gran predisposición a enfermar por causas muy variadas. Destacamos en edades avanzadas los aparato locomotor y digestivo, los problemas neurológios y oftálmicos.

 

    • El Gráfico 6 nos muestra que un empleado es una persona con todos sus problemas de salud durante las 24 horas del día y que esta salud se ve afectada tanto por factores que acaecen en el trabajo como por factores de su vida personal. Por ello, las causas de enfermedad generadas en la vida laboral afectarán a su vida privada y viceversa. Las acciones para mejorar la salud de los trabajadores tienen que tener muy en cuenta esto; los hábitos de salud deben mejorarse de forma holística, considerando la persona más allá de las horas que dedica a la empresa. Si leemos la última cifra de la Gráfica 6, sin entrar en detalle por cada sector, la percepción de los trabajadores encuestados es que casi el 50% de las causas de baja provienen de causas ajenas al trabajo.

 

    • Un 41% de los trabajadores, según el Gráfico 7, dice haber trabajado estando enfermos en los últimos 12 meses (37% hombres y 45% mujeres). Esto muestra, aparte de consideraciones por la preocupación por mantener el puesto de trabajo y de alta carga de trabajo, que los trabajadores pueden estar sufriendo molestias que pueden no llegar a enfermedad o que no son graves. Al final, un porcentaje de estas molestias derivará en una baja, otro porcentaje remitirá y el resto serán molestias crónicas.

 

Cómo reducir el absentismo por bajas de IT – Áreas de mejora

Lo realmente importante, no son las cifras ni los análisis anteriores: toda esta información y conclusiones nos tienen que servir como orientación para saber qué pasa en cada empresa concreta, en cada departamento, en cada grupo de empleados.

Ese conocimiento a nivel empresa o menor es el que va a permitir poner solución a su problema específico y rebajar tanto las bajas, como las molestias que los empleados sufren sin convertirse en absentismo (pero que afectan a la productividad y a la calidad del trabajo).

Para ello, proponemos áreas en las que trabajar (a nivel de empresa o departamento), partiendo de el análisis necesario y sugerencias de actuaciones para mitigar en lo posible los problemas encontrados. No es una exposición exhaustiva pero, estás áreas concretas, nos permitirán afrontar los principales problemas en muchas empresas y servirán para generar otras ideas para encontrar otras áreas de mejora. Además, henos dejado de lado en este artículo otros factores (por ejemplo: presentismo, conciliación, personas tóxicas o inadaptadas, …) sobre los que será necesario trabajar para mejorar la vida de los trabajadores y aminorar las consecuencias negativas que producen en las empresas.

Antes de comenzar, quiero resaltar que este trabajo de mejora no es tarea de un día, ni de poner parches, ni de medidas puntuales. Hace falta poner en marcha un proyecto de mejora continua en el que ir avanzando paso a paso. Ver el punto El camino hacia la proactividad del artículo “Una aproximación proactiva a los Trastornos Musculoesqueléticos (TME)”, con una primera aproximación a cómo abordar este proceso.

 

Área de análisis y mejora 1 – Incidencia de los factores que afectan más acusadamente al grupo de edades más avanzadas

Hemos claramente cómo, con la edad, las bajas aumentan en número y en días por incidencia. Por ello, es necesario estudiar cómo las incidencias van afectando con la edad: qué tipo de enfermedades, porqué se producen, y qué coste tienen para la empresa. Dependiendo del departamento, las causas y las incidencias serán muy distintas; en puestos de oficina, será la espalda y las articulaciones superiores las que puedan tener más importancia; en puestos con trabajos más físicos podrán ser los traumas, la espalda y ambos tipos de articulaciones. Los problemas circulatorios, psiquiátricos o neoplasias pueden tener orígenes comunes y, en parte, ajenos al mundo del trabajo.

Como recomendación general, habrá que incidir en los hábitos más saludables, en las revisiones médicas, en cuidar mucho las posturas y los calentamientos. Y no dejar que una molestia se convierta en algo más grave. Prevención y proactividad.

 

Área de análisis y mejora 2 – Factores que afectan específicamente a las mujeres

A nivel general, hay tipos de enfermedad tienen componentes específicos para las mujeres (sin contar con otros factores que no hemos incluido en este documento, como la conciliación entre vida laboral y personal) que se van agudizando con la edad.

También aquí hay factores propios del sexo y que no vienen por estar en el mundo laboral y otros del ámbito laboral que afectan más al sexo femenino. Entre los exógenos, mencionamos neoplasias, problemas óseos, psiquiátricos/neurológicos (los anteriores se pueden agravar por el trabajo) o embarazo (evidente).

Aunque el estudio específico de la empresa o departamento nos explicará las causas particulares, las revisiones médicas son primordiales, así como políticas de prevención y proactividad.

 

Área de análisis y mejora 3 – Los trastornos musculoesqueléticos (TME)

Aunque solo dedicáramos los esfuerzos a este área, el conocimiento de su incidencia en una empresa, acompañado de un programa para su reducción, nos permitiría minorar ostensiblemente tanto las cifras de absentismo por IT como las molestias que sufren los empleados y que aún no se han traducido en bajas (pero que inciden en la productividad y en la calidad).

Modificar procesos y mobiliario/aparataje, formar y entrenar respecto a cómo llevar a cabo determinadas tareas, incidir en deficiencias posturales, calentar convenientemente, realizar ejercicios de relajación, … Hay una plétora de medidas (en muchas casos sencillas, de bajo coste y rápidas de llevar a cabo) que permitirán un cambio sustancial. No obstante, una aproximación seria viene por poner en marcha un proyecto a largo plazo con mejoras continuas; los resultados vendrán, aunque hay que ser conscientes de que será con esfuerzo y con tiempo. Prevención y proactividad.

 

Área de análisis y mejora 4 – El estrés

El estrés puede ser bueno (eustrés) porque aumenta nuestras capacidades, nos motiva, y nos hace más productivos.

Cuando se convierte en distrés, se convierte en perjudicial y nos afecta negativamente. Puede venir por mal ambiente, sobrecarga de trabajo, acoso, entorno inadecuado (p. Ej. Ruido), quejas, cambios organizacionales, causas externas (familia, problemas económicos, …) y un largo etcétera.

La importancia, tanto para el trabajador como para la empresa, es que puede acarrear importantes problemas tanto psicológicos como físicos:

  • Consecuencias psíquicas del estrés: ansiedad, depresión, insomnio, trastornos sexuales o afectivos, … Además, aumentan el riesgo de tabaquismo, alcoholismo o drogadicción.
  • Consecuencias físicas del estrés: hipertensión, problemas dermatológicos, alteraciones sexuales, TME, problemas digestivos, alteraciones del sistema inmune, cefaleas, …

Por lo tanto, estudiar cómo está afecta el estrés negativo a los empleados y atajarlo, nos evitará consecuencias muy negativas para la empresa como absentismo, sinergias negativas, accidentes, baja productividad, merma de índices de calidad o quejas de clientes (más detalle en Consecuencias del estrés Laboral) . De nuevo, prevención y proactividad.

Más información sobre estrés en el Portal de Riesgos Psicosociales del INSSBT (Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo).

 

Conclusión

Los datos presentados y su análisis nos permiten enfocar las causas de las bajas por incapacidad temporal para, con ello, poder afrontarlas y disminuirlas en lo posible.

Una conclusión inmediata son las diferencias muy significativas, que se tienen que tratar de forma más específica, entre grupos de edad (afectando más al grupo de edad más avanzada) y entre sexos (con una incidencia superior de absentismo en mujeres).

Entre los principales grupo de enfermedad, los TME se llevan la palma en cuanto a importancia. Le siguen los traumatismos y las enfermedades psiquiátricas, con las neoplasias, las infecciones y problemas circulatorios a continuación. No obstante, hay una larga lista de enfermedades adicionales que, sin ser tan preponderantes de forma individual como las mencionadas, suponen un número muy alto de procesos y días de baja.

No solo hay que enfocarse en las bajas. Se producen situaciones en las que el empleado tiene molestias, estrés o se están produciendo en el organismo problemas que llevarán a una enfermedad. Hay que evitar que ninguno de ellos, en lo posible, derive en una enfermedad con graves consecuencias (tanto para el empleado como para la empresa).

Es necesario tener una visión holística del empleado, verlo como a una persona con su vida laboral y su vida privada; los problemas de ambos ámbitos afectarán a la persona y tendrán consecuencias, también, en los 2 entornos.

Aunque los datos a nivel macro son muy indicativos y valiosos, el estudio de la incidencia del absentismo por IT en cada empresa o departamento es lo que permitirá conocer sus causas específicas y atajarlas. Se proponen varias áreas de análisis y mejora:

  1. Cómo avanzan los problemas con la edad y cuáles son las principales causas
  2. Qué factores afectan a las mujeres de forma más acusada que en los hombres
  3. Los trastornos musculoesqueléticos
  4. El estrés

Para mejorar la situación, hay medidas que se pueden aplicar de forma rápida y con poco coste; pero, para obtener resultados importantes y consolidarlos, será necesario un proceso serio a largo plazo. Los resultados llegarán con el tiempo de forma continua. No hay que lanzar un programa que aborde todos los problemas a la vez; hay que ser juiciosos e ir paso a paso, dedicando esfuerzos suficientes para llegar a los objetivos en cada fase.

Prevención y proactividad deben ser conceptos básicos para afrontar los problemas que llevan al absentismo.

Respecto a la prevención, hay que promover:

  • Hábitos saludables: nutrición sana, fomento del la actividad física (el sedentarismo debe de ser erradicado de la vida cotidiana de cada persona), incidir en los perjuicios del tabaquismo, cuidar el sueno y ser consciente del estrés.
  • Revisiones médicas para detectar prematuramente problemas de salud (neoplasias, problemas circulatorios, …).

Por tanto, vamos a dejar el comportamiento reactivo y a ser proactivos para reducir el absentismo o evitarlo en lo posible.

 

Artículo publicado también en Medium.

Deja un Comentario

Return to top of page