Skip links

Programas de salud y cotización en bolsa. ¿Hay relación?

Encontramos cantidad información en blogs, revistas, libros, entrevistas y otros medios sobre los beneficios de aplicar programas de salud. Pero, ¿tienen estos programas alguna incidencia en el valor de la compañía? Y me refiero a su valor en bolsa, a si realmente influye en la cotización de la empresa en los mercados.

He encontrado un artículo muy interesante en el National Center for Biotechnology Information (NCBI) de USA que se ha hecho esta pregunta y han realizado un estudio intentando responderla. El estudio tiene por título: The Stock Performance of C. Everett Koop Award Winners Compared With the Standard & Poor’s 500 Index.

Para desarrollar el trabajo, han comparado la evolución en la cotización de las acciones de compañías a las que se ha otorgado el C. Everett Koop National Health Award con el Índice S&P 500. En el presente artículo sesentrañaremos cómo han realizado el trabajo y las muy interesantes conclusiones a las que han llegado.

Señalar que el National Center for Biotechnology Information (NCBI) es una división de la National Library of Medicine (NLM) en el National Institutes of Health (NIH). Los NIH son la agencia de investigación médica más importante de los Estados Unidos de América y tienen como labor realizar descubrimientos significativos para mejorar la salud y salvar vidas; son parte del U.S. Department of Health and Human Services.

 

El “C. Everett Koop Award” – The Health Project

The Health Project” (thehealthproject.com) es una corporación sin ánimo de lucro cuya misión es buscar, evaluar, promover y diseminar las lecciones aprendidas por programas de promoción de salud y prevención de enfermedades que hayan demostrado su eficacia para influir en hábitos de salud personales con eficiencia de costes en los recursos para el cuidado de la salud.

Este ente reconoce programas excepcionales en la promoción y mejora de la salud. Cada año, se premia a las empresas más destacadas. Para aplicar al galardón, es necesaria una documentación detallada de los programas o estrategias de la gestión de la salud incluyendo porcentajes de participación, el número de empleados objetivo, el tiempo que lleva ejecutándose, cambios en el diseño del programa, gestión de la diversidad, …

El programa debe llevar ejecutándose, como mínimo, durante 3 años para considerarse la candidatura.

También hay que mostrar con datalle la metodología de evaluación de los resultados y el business case.

Como ejemplo, entre las compañías destacadas en 2017 se encuentran: Delta Air Lines, PepsiCo o IDEXX Laboratories.

 

Método de trabajo y análisis de los resultados

Se han seleccionado las 26 empresas que han obtenido el C. Everett Koop Award entre 1999 y 2014, con la condición de que dichas compañías fueran cotizadas en mercados de valores. Las no cotizadas se descartaron. Entre las elegidas, están: BP America, Pfizer, Dow Chemical, The Volvo Group o IBM.

Para estas compañías se realiza una simulación retrospectiva de compra y seguimiento de acciones desde 2001 hasta 2014, comparando su evolución con el índice S&P 500.

Las empresas seleccionadas pertenecen a sectores bastante diversificados, como se ve en la siguiente ilustración.

Diversificación sectorialLos resultados de la comparación muestran que las empresas premiadas por sus programas de salud batieron al índice S&P 500 en una relación de 2,35 a 1; es decir, que el dinero invertido en ellas más que doblaba los beneficios respecto al índice de referencia.

Cotización - comparativa empresas con S&P500De los 14 años del estudio, en 11 años las empresas premiadas batieron al S&P 500.

Cotización - Diferencia anualTambién se observa que la rentabilidad por dividendo es mayor en las empresas premiadas (2,31%) que en el S&P 500 (1,95%), con un ratio P/E (price to earnings ratio – ratio precio/beneficio) de un 17,31 en las premiadas y un 18,27 en el índice S&P 500. Esto significa que los resultados no estaban inflados por la sobrevaloración de las empresas; incluso, eran más baratas a la hora de comprar.

 

Debate sobre los resultados – fortalezas y limitaciones del estudio

Los resultados muestran claramente que las compañías galardonadas en el C. Everett Koop Award baten al índice S&P 500. La pregunta es si la promoción de la salud en las empresas está correlada con el valor que los inversores dan a estas compañías.

El periodo de análisis de 14 años es suficientemente amplio para poder medir resultados. Además, el elegir compañías cotizadas supone que los inversores están en un mercado abierto y que disponen de toda la información pública sobre cada empresa.

Por otro lado, los premios Koop se distinguen de otros por recalcar que los programas de salud alcanzan resultados medibles sobre la salud de los empleados y que obtienen beneficios económicos, además de estar bien diseñados y ejecutados. Estos resultados tienen que estar bien documentados para que los premios se den de forma transparente y objetiva.

La principal crítica al método viene del concepto de causalidad inversa (reverse causality). El análisis concluye que si una compañía proporciona unos programas de promoción de la salud “best in class”, amplios y con un buen ratio beneficio/coste, conllevará tener unos empleados más efectivos y, por tanto, una empresa más exitosa. Lo contrario también podría ser cierto: compañías con buena gestión, productos y servicios atractivos e innovadoras ofrecen estos programas de salud porque pueden permitírselo económicamente y tienen la fuerza necesaria para ponerlos en marcha y mantenerlos. El estudio de porqué unas compañías invierten más en sus empleados mientras otras lo hacen en cosas que no están relacionadas con la salud de sus trabajadores.

Desde luego, hay otros muchos factores que configuran el éxito financiero de una empresa. Pero el cuidar a sus empleados hace que la empresa atraiga más y mejor talento, que mejore su imagen de marca y que se vea como socialmente responsable.

Como fortalezas del análisis podemos enumerar:

  • Se ha realizado sobre un horizonte de tiempo largo, de 14 años.
  • Los sectores representados por las empresas del estudio son diversos y balanceados.
  • La aplicación de los programas de salud se ha llevado a cabo durante un periodo de tiempo largo y con perspectiva de sostenibilidad. El valor de la acción no ha conllevado una inmediata revalorización al conocerse que la compañía ha sido premiada; ha sido una acumulación en el tiempo de impresiones positivas.
  • Aunque el número de empresas estudiadas (26) pudiera considerarse pequeño, es realmente amplio y representativo.

Respecto a las limitaciones señalamos:

  • Los inversores, la gran mayoría, no son conscientes de que las empresas elegidas han recibido el premio Koop; más bien, han seguido métricas de inversión tradicionales.
  • Las empresas estudiadas no solamente han realizado programas de salud para sus empleados. Además, han podido influir en su valoración programas relativos a políticas sobre antipolución, reciclado, contratación equitativa, diversidad en la dirección o formación.

 

Conclusiones

Las empresas ganadoras del C. Everett Koop Award han mostrado una revalorización mucho más alta que el índice S&P 500 (ratio 2,35/1). Aunque podamos estar tentados a atribuir esta subida en la cotización solamente a los programas de salud para empleados, es seguro que otros muchos factores han intervenido en tal alza.

Los galardonados han empleado años y años a poner en marcha y mejorar sus programas para convertirse en las mejores prácticas que otras compañías deberían emular. Estos programas deben obtener resultados tanto en la mejora de la salud de los empleados como en beneficios para la empresa. Aunque es alentador ver que las compañías que los han aplicado de esta manera lo han hecho bien para los trabajadores y para los inversores.

Un programa visto desde el corto plazo no va a obtener los resultados financieros de los que hemos hablado. Requiere tiempo, recursos y determinación (ver «El camino hacia la proactividad» en Una aproximación proactiva a los Trastornos Musculoesqueléticos).

Las empresas que deseen emular a las del estudio deberán preparar un plan a largo plazo (mínimo 3 años), que se actualizará según las condiciones del negocio y el análisis de los resultados que se van obteniendo. El plan debe de estar alineado con los objetivos de la compañía y deben de ser relevante para los diferentes actores internos (trabajadores, ejecutivos e inversores).

Aunque los inversores, a la hora de invertir, aún no tienen en consideración métricas relacionadas con la cultura de la salud en las empresas, este y otros estudios podrían hacer que sean considerados como estándar a la hora de sopesar inversiones.

 

Artículo publicado también en Medium.

Deja un Comentario

Return to top of page